Ir a la Web General

sindrome  down


INDICE:
Generalidades.
Iridología Down.
Reflexología podal Down.
Dinámica corporal Down.
Dietética Down.
La Visión Down.

GENERALIDADES

El Síndrome Down ¿no se ve afectado también por condiciones anormales fisiológicas a las que mucho ayudarían una nutrición y dinámica física adecuadas, y no sólo aceptarlo como un mal irreversible o intocable?

Su característica genética conlleva básicamente una disfunción importante de las funciones hepáticas y renales, responsables de la formación de las estructuras orgánicas viscerales y de la fluidez del Sistema Linfático, respectivamente.

Evitar cualquier tipo de ingestión de alimentos grasos, ayudaría a disminuir las dificultades de respiración nasal, dando más posibilidad de intervención al cerebro, eficacia a las glándulas endocrinas y alivio de afecciones cardíacas.

Ayudar al Hígado y a los Riñones se hace esencial.

*****

Quizás sea esta alteración anatómico-fisiológica una de las más significativas para plasmar la relevancia de la Reflexología del Rostro, del Iris y del Pie, de cara a mostrar los factores viscerales más comprometidos en ella, para poder suavizar sus efectos a lo largo de la vida de la persona con la trisomía 21.

Estamos acostumbrados a oír que "el mongolismo está causado por la presencia de un cromosoma suplementario a nivel del par 21". Y esto nos deja perplejos ante el sentimiento de impotencia de poder actuar hacia algo que parece irreversible. Irreversible sí en cuanto a cambiar las bases estructurales orgánicas sobre las que aparece, pero no en cuanto a la evolución diferente que podemos darle si sabemos comprender la condición anatómica y fisiológica que opera en el interior de su organismo, tanto en lo visceral (órganos del cuerpo) como en lo cerebral.

Esa condición orgánica será siempre algo diferente de uno a otro individuo, tanto en lo pulmonar como en lo gástrico, etc., pero conociéndola podemos actuar más positivamente en sus personas.

Es característico del síndrome de Down el que el coeficiente intelectual vaya distanciándose muy progresivamente de los índices de la normalidad a medida que el individuo crece, y más especialmente a partir de la edad de inicio del desarrollo genital, y ello es debido a la transcendencia que en lo cerebral tienen las funciones orgánicas de las vísceras del cuerpo y las posibilidades de su metabolismo nutricional.


No nos baste saber que en el momento de la concepción que dará lugar a un organismo down, "ese" esperma o "ese" óvulo que intervinieron en la concepción eran portadores de esa trisomía, cuando también había otros que no lo eran.

Condiciones específicas circunstanciales de los progenitores intervinieron en esos factores genéticos, que unido a los hábitos y fisiología propia del embarazo, pudieron o no acentuarlas.

El Hígado es la pieza orgánica fundamental para dar la correcta estructuración a todo el entramado celular de los diferentes órganos y sistemas del cuerpo, y la presencia de una trisomía muestra que hubo algún tipo importante de alteración en aquel órgano y sus elementos viscerales asociados: la vesícula biliar y el duodeno. Lugares éstos donde siempre he encontrado importante disfunción en los progenitores de los síndrome down que he podido investigar; algunos por causas estructurales viscerales y otros por influencia de incorrecciones nutricionales.


Vivimos en un mundo material del que aún no hemos sabido captar su sentido. Se vive la materialidad por la materialidad, y no por la utilidad que ésta tiene a los fines de la Vida, de infinito más valor que lo que de ella perciben nuestros entendimientos.


La materia, que en el caso que nos ocupa la referiremos a nuestro Cuerpo, tiene como meta el mostrarnos los principios y leyes que rigen en el plano Mental, de sutileza tal que escapa a nuestra comprensión, pero verdadero factor director de todos los procesos vitales. Plano Mental integrado por lo que llamamos consciente, subconsciente, pensamientos, sentimientos, etc., etc., que estructuran un Universo tan complejo como el material.


En otro Tema o documento sobre Fisiología, dentro del apartado Linfa y Sangre, expresaré cómo a través de la Linfa podemos conocer cómo es la circulación de la energía de racionalización, de la cual los riñones son su filtro esencial, como factor último del sistema linfático, aunque tradicionalmente no se le tenga como tal. Órgano cuya condición podemos apreciar en la estructura específica de los ojos.

En el síndrome down, los ojos expresan un claro bloqueo de la energía linfática, que tanto afecta a los órganos de racionalización, por lo que su personalidad se vuelca exclusivamente a dar vida a un mundo emocional, en el cual el contacto con los demás y la atención de éstos hacia su persona se presenta como esencial.

Un poco brutamente, por falta de sutileza en el control de sus ademanes, tratan de hacernos llegar sus necesidades de cariño, encontrando en nuestra torpe racionalización de su verdadera situación, un pudor absurdo e ininteligible que tiende a marginarlos y apartarlos. Sus mentes son más sensibles de lo que percibimos, pero al disponer insuficientemente de las posibilidades de uso de su corteza cerebral, principalmente por la desconexión que provoca la casi constante respiración bucal, la fonética de la que disponen no les aporta los elementos necesarios para el normal artificio del lenguaje.

En esa dificultad de uso de los valores de racionalización, mucho influye la densidad linfática de su organismo, bien visible en los iris de sus ojos y que es causa de la planicie de su zona occipital craneal y de otros embotamientos corporales por parte de lípidos, que llegan a afectar también a sus estructuras cerebrales.

Esforcémosnos en posibilitarles mayor amplitud de uso de su cerebro, pues sus mentes están ahí, condicionadas por la situación específica que los elementos a través de los cuales se expresan le han provocado, con base en bloqueos orgánicos e insuficiente desarrollo de estructuras y sistemas, que quedaron en fases de marcado signo embrionario.        [ inicio ]


IRIDOLOGÍA  DOWN

Entre las características más significativas que vienen sirviendo para la definición de un organismo afectado por síndrome down, están los "iris moteados"; denominación ésta que les viene del aspecto que presentan las manchas de Brushfield en los iris, que no son otra cosa que el modo en que éstos ponen de manifiesto densidades muy acusadas de todo el sistema linfático. Son las manchas algo amarillas que presenta el dibujo.

Ocurre que estas manchas no tienen por qué aparecer de forma notoria hasta que el sistema linfático no esté lo suficientemente densificado como para que el signo irídico se presente como tal, lo que suele ocurrir a lo largo de la vida del individuo, que imposibilita el uso de este signo para el diagnóstico precoz.

Pero sí hay otros que pueden darnos pista suficiente desde mucho antes, y son esos signos que apunto con los números 1, 2 y 3, expresivos respectivamente de afecciones muy notorias de la vesícula biliar, del riñón o bronquio-pulmonar (figura referida al iris derecho); órganos éstos generalmente más afectados primariamente en el síndrome, y que van a acarrear luego la cadena de complicaciones que sus incorrecciones funcionales inducirán en los demás órganos del cuerpo y del cerebro, en lo que la mayor o menor radicalidad de la obstrucción duodenal congénita a nivel de la papila biliar influirá de forma muy notoria.

Los grados de afección down pueden ir desde la aparente normalidad anatómica y cerebral del individuo, en la que ni él mismo ni sus familiares lo aprecien, hasta una lastimosa degradación del cuerpo. Y en esto va a influir la condición de desarrollo o de degradación que alcancen las vísceras de las que vengo hablando, tanto durante el período de gestación de la criatura, como una vez ésta esté fuera del vientre de su madre.        [ inicio ]


REFLEXOLOGÍA  Podal  Down

Al conocer los factores orgánicos específicos que están más comprometidos en la problemática down, la Reflexoterapia del Pie resulta una gran aliada, no para quitar la condición estructural del síndrome, pero sí para derivar hacia otros derroteros sus consecuencias, ayudada, eso sí y fundamental, con la nutrición más oportuna que demande la condición digestiva y metabólica específica de cada sujeto afectado, que aunque contenga algunos aspectos de fácil globalización, no son todos.

Los propios estudios que se han venido haciendo para buscar elementos de diagnóstico de este síndrome, han dado con zonas del pie de mucho valor significativo con el arraigo visceral que éstas tienen.

Vemos en estas figuras cómo los signos sobre los que se investiga (pie de la izquierda) vienen a relacionarse con puntos claves del sistema linfático, así como del sistema respiratorio (de suma transcendencia sobre el metabolismo linfático) y del corazón.

Pero en el Masaje del pie no debemos centrarnos tanto en esa circulación linfática, como sí en los órganos que, con su deficiencia funcional, dan lugar a la condición de densidad de la misma, que son los riñones, hígado y pulmones. Zona refleja de estas vísceras situada en la mitad anterior de la planta del pie, tal como muestra la figura de abajo, referida aquí sólo al pie derecho, pero a tratar en ambos.

Deberemos actuar sobre ellas con energía, pues no se trata de relajar ni de drenar, sino de estimular su vitalidad e intervención en todo el cuerpo.        [ inicio ]


DINÁMICA  CORPORAL

Es frecuente el hecho de que después de un embarazo en el cual ha habido que guardar cama para evitar el aborto, aparezcan criaturas con importantes problemas orgánicos, en los que el síndrome down puede ser uno de ellos. Y lo mismo tras retrasos importantes de la primera respiración de la criatura al nacer, aunque ésta en estos casos suele ya deberse a la condición anómala con la que llega al nacimiento.


El poco desarrollo de las estructuras pulmonares de estas criaturas puede estar ya suficientemente justificado con esa falta de dinámica física de la madre durante el tiempo de la gestación de su organismo. Deficiencia estructural que traerá como consecuencia una disminución en las posibilidades de intervención de las estructuras de racionalización, palpables en sus dificultades de escolarización, lo cual agravará la inactividad muscular, pues los músculos deberían haber intervenido en los mecanismos de movilización de los vasos linfáticos.

Todo lo que no sea afrontar los acontecimientos de la vida desde una posición de "naturalidad", es decir, desde la condición natural de ser de la persona, sin artificialismos, estimulantes o, por el contrario, bloqueos importantes de las necesidades básicas habituales, traerá como consecuencia circunstancias que conllevarán posteriormente una carga importante de sufrimiento.
De cara a las criaturas ya nacidas con esta problemática, es pues de suma importancia, procurarles todos los estímulos de dinámica posible que les vayan creando posibilidades de intervención y coordinación de todos sus miembros, generadores de la sustancia blanca cerebral de la que tanto carecen. Coordinaciones de brazos, coordinaciones de piernas, y coordinaciones entre brazos y piernas. Esto les será más eficaz que la mera pretensión de introducirles conocimientos o conductas, pues sin esa sustancia blanca (neuronas de interrelación de las diferentes áreas y hemisferios cerebrales), las informaciones que pretendamos transmitirles carecerán de sentido en sus personas.

Y si a esto le añadimos el que puedan y respiren por las fosas nasales, estaremos dándoles las posibilidades de que su corteza cerebral, bloqueada por la tendencia a la respiración bucal y por las densidades linfáticas, pueda ir interviniendo en sus procesos mentales, en lugar de sólo factores instintivos emanados de estructuras cerebrales más internas.


La natación, fácil para ellos, puede ser su deporte ideal, cuidando de que ejerciten esas coordinaciones apuntadas y el que expulsen el aire por la nariz, si bien esta dinámica en sí de coordinación ya ofrece importante atractivo hacia sus cerebros y sus organismos.

       [ inicio ]

 

DIETÉTICA  DOWN

De la diversidad de temas que pueden tocarse en la Dietética, relativa al Síndrome Down, caben resaltar dos elementos, que son los de mayor facilidad de uso y de más distorsión en su repercusión fisiológica de la afección down. Me refiero a los quesos y a las frituras, aunque la clave de lo negativo que hay en ello es la grasa en general, solo que en esos dos "alimentos" se presenta de modo más negativo.

Efectivamente, los quesos (de todo tipo, incluso los blandos y a modo de casi yoghurt que se venden para la nutrición infantil) son los elementos más nocivos para las densidades linfáticas, y especialmente a las que afectan y adquiere el síndrome down. Mientras más secos los quesos, estos serán aún más nocivos.


E igualmente las frituras o todo alimento que pasa por la sartén (metamos aquí también los sofritos y, en general, todo lo que se prepara sobre una base de aceite calentado, aunque sea lo simplemente a la plancha).

No exagero con lo anterior, ya que la exageración proviene de lo propio de la alteración orgánica que estamos tratando y, o tratamos el asunto seriamente, comprometiéndonos a los cambios importantes, o mejor que reconozcamos nuestra incapacidad de implicarnos en la correspondencia de los conocimientos que aporto en este trabajo.
Al haber hablado al principio de este Tema (en Generalidades) sobre la importancia de no suministrar alimentos grasos a la persona down, doy por supuesto que todos entendemos que la chacina, las carnes grasas y el tocino estarán proscritos para estos casos, y es por eso que me he centrado aquí en los quesos y frituras, de cuya atención nos "despistamos" con facilidad por aquello de lo que solucionan en el qué comer de a diario, especialmente por las noches, y sobre los que pocos se atreven a hablar de su negatividad, y más aún cuando el queso está considerado en los criterios del Naturismo tradicional como algo de gran valor (uno de los más grandes errores del Naturismo, entre otros, y que muchos problemas serios orgánicos viene ocasionando).

Y hay otro elemento importante, la Sal, que además de mermar el estímulo de las funciones respiratorias, hepáticas y renales, introducen aún más al individuo en lo emocional (la polaridad contraria de lo racional). No es que hayamos de suprimirla en la preparación de platos de comida, pues todo lo que haya de hervir debe llevarla para que el estomago no se niegue a digerirlo. Pero estará de más en los alimentos aislados que la llevan como condimento especial, como golosinas, aceitunas, patatas fritas ("fritas" además), anchoas, maíz tostado, pipas de girasol o de calabaza tostadas, etc.

Mucho cuidado con los pasteles, que no por "dulces" dejan de contener importante cantidad de grasa (especialmente los de hojaldre) y de sal.

Comidas a base sólo de abundante fruta variada, que pudiera a veces prepararse a modo de batidos o macedonias, con algún yoghurt mezclado o batida con leche, debiera ser la clave de la nutrición down. Complementada con otra comida al día a base de alguna legumbre o cereal o fécula, con verduras variadas.

No pensar que precisan de dietas proteicas, pues no es ese su caso; así no justificaréis la tradicional pretensión de darles lo que puede afectar considerablemente a sus ineficaces riñones por otra vía.


Como estímulo digestivo y metabólico, vienen aquí estupendamente las infusiones de Boldo o de Manzanilla, que estimulan las funciones hepáticas y renales, tomadas a final de las comidas y al irse a acostar en las noches.

Una cuestión de transcendente importancia, que tiene mucho que ver con los procesos metabólicos, es estar muy pendientes de que la persona down orine con frecuencia, pues es ésta la vía fundamental de evacuación de las densidades linfáticas.        [ inicio ]

LA VISIÓN  DOWN

Visión miope es la característica fundamental del síndrome, aunque también puede aparecer, no de forma estable, estrabismo.

Miopía que significa, en lo estructural corpóreo, deficiente desarrollo de la mecánica de "apoyo" de brazos, ejercitada a favor del "asirse", típico del no gateo, de los corralitos, y de excesiva mano tutora, que han impedido la intervención de la musculatura externa de los brazos y de la espalda, y con ella de los músculos externos del ojo.


En lo mental significa tendencia a focalizar, en detrimento de lo panorámico; es decir, en quedarse en el detalle y no en la estructura de conjunto, que llevará al sujeto a supeditarse en la memorización, que a veces puede parecernos prodigiosa, pero que en nada debe asociarse a factores de inteligencia, la cual está en la capacidad de discernimiento que posibilita la visión global dentro de un amplio espectro de posibilidades; es decir, en la capacidad de interrelación de factores diferentes, hacia lo que debe enfocarse toda tarea docente intelectiva.

Del Estrabismo hemos de considerar su significación en lo cerebral, que no es otra cosa que dificultad de intervención paralela de los dos hermisferios cerebrales en la actitud que vive el sujeto en el momento en que aquel surge. No nos quedemos en la mera consideración tradicional de dificultad de paralelismo mecánico ocular.

Tanto sobre la miopía como sobre el estrabismo, desarrollo en otro documento sus significaciones en lo ocular, en lo cerebral y en la muscularuta corporal.

[ inicio ]