- Ir al Portal General -

Educación Física -*- Dinámica Corporal

INDICE:    Generalidades.     Dinámica y Respiración.     Desarrollo motriz y Visión.
                   Masajes y Hábitos Posturales.     Los Pies.

-. GENERALIDADES .-

Quedarnos en el desarrollo del Cuerpo como tal, sin acceder al cometido que nuestras intervenciones físicas deben tener sobre el Intelecto, sobre nuestra Mente, es despreciar el valor principal del Cuerpo, sumergiéndonos en una condición de freno o dispersión de lo que éste aporta a la evolución de la condición humana.

          Tradicionalmente, en ámbitos de la Cultura (Consejerías de Educación y Ciencia) se ha considerado a la Educación Física como algo evasivo de la actividad intelectual; como algo oportuno para soltar tensiones o aliviar algún tipo de esfuerzo en otras áreas de la actividad humana. Pero nunca como algo verdaderamente formativo de la estructura cerebral. Y es que no se ha sabido hacer una valoración de las influencias de los diferentes modos en que puede desarrollarse la acción dinámica, ni el cometido que en lo mental ejercen los diferentes deportes. Se ha sabido desarrollar en ellos lo competitivo, pero no lo formativo; no se ha sabido desarrollar su tremendo valor en la formación de la estructura cerebral.

          Algo análogo a esto ha ocurrido con la consideración de la Sustancia Gris del cerebro o Corteza Cerebral, y la Sustancia Blanca. A la primera se le ha dado mucha importancia, sin haberse llegado a declarar de forma contundente cómo la validez de ésta, de la GRIS, va a depender del desarrollo e intervención eficaz de la segunda, pues ésta, la BLANCA, es la responsable de la posibilidad de interacciones de las distintas áreas de la Corteza Cerebral. Interacciones que dan lugar al acto intelectivo del discernimiento, generador de la comprensión, valor principal a desarrollar por la condición humana. En la sustancia Gris se acumulan los datos que recibimos a través de los diferentes sentidos, pero estos datos hay que poder relacionarlos entre sí, y esa interrelación se hace a través de los canales neuronales de sustancia blanca que se hayan desarrollado en el individuo. En la formación de esos canales o establecimientos de neuronas de relación es donde surge la sustancia Blanca, y en ello está la trascendencia del desarrollo dinámico corporal que realice la persona.


La Sustancia Gris constituye el área externa que aparece sombreada. Las líneas curvas a modo de flechas (neuronas de interrelación) son ejemplos de cómo se constituye la Sustancia Blanca que inunda toda el área interna del cerebro.

          Y qué cuenta en todo esto el Deporte, la Educación Física, la Gimnasia, los Movimientos de coordinación corporal, la Actividad dinámica en general, etc. Pues sencillamente que esas dinámicas corporales son las responsables del desarrollo oportuno y eficaz de esas neuronas cerebrales que constituyen la Sustancia Blanca.

          No cualquier dinámica corporal interviene en todo el cerebro, sino que diferentes estructuras corporales se relacionan con áreas diferentes del cerebro. Así, por ejemplo, las dinámicas en las que intervienen los brazos activan los desarrollos de las actitudes intelectuales. Las dinámicas de piernas desarrollan las actitudes emocionales. La ejercitación de la parte externa de los brazos (tríceps y hombro posterior) estimulan la capacidad de análisis; la interna (bíceps y antebrazo), la capacidad de memoria. Y así ocurre en todo el cuerpo. Por tanto, no se trata simplemente de que debamos hacer deporte, o ejercicios, sino contemplar qué aspectos de nuestra personalidad debemos atender especialmente, y centrarnos en deportes o, más bien, en modos de ejercicios que nos ayuden a armonizar, equilibrar o corregir lo que nos interese.

          Actualmente no es mucho lo que se conoce sobre relaciones Cuerpo-Personalidad, pero existen trabajos específicos que mucho aportan al respecto, procedentes de estudios de diversas disciplinas Reflexológicas, fuera del marco de estudios oficializados. Como información general de fácil utilización, debemos saber que cualquier desequilibrio que hayamos constatado en nuestras capacidades físicas y dinámicas, están relacionadas con desequilibrios o desarmonizaciones de nuestra personalidad. Por otra parte, desarrollos innatos de mucha capacidad en algo, mantienen importantes discapacidades en otro algo, que si bien no alcanzamos a ver su importancia en lo físico, sí la tienen en los ámbitos de la personalidad. La parte izquierda del cuerpo, con sus extremidades correspondientes, desarrollan la estructura del hemisferio cerebral del lado derecho, caracterizado por su componente emocional; la parte derecha corporal y sus extremidades, desarrollan la izquierda cerebral, de componente racional.

          Podemos estar dados a pensar que si intensificamos en todo tipo de ejercicios (o deportes), potenciaremos así nuestras capacidades intelectuales y armonizaremos en gran medida nuestra personalidad, pero no se trata de esto, pues aplicaciones intensivas a lo corporal restan posibilidad de aplicarnos al desarrollo de lo psíquico o mental. Son dos áreas de la persona claramente diferenciadas. La intensidad en una de ellas irá en detrimento del desarrollo de la otra. Se trata, pues, de saber encontrar un modo de aplicarnos oportunamente a ambas y, sobre todo, saberlas ir alternando, para que ningún esfuerzo prolongado en una de ellas origine un deterioro de la otra. Ni ser un hombre-Cuerpo (o mujer-Cuerpo), y de esto hay muchos ejemplos en la vida ordinaria, ni un hombre-Cerebro con un cuerpo casi por completo degradado, como es el caso notorio del físico inglés Stephen W. Hawking, sobre cuyo origen de tal tipo de afectación corporal tiene experiencias el autor de este escrito.

inicio ]

-. DINÁMICA Y RESPIRACIÓN .-

          La transcendencia de la dinámica corporal para el desarrollo del cerebro no hay que considerarla solamente por su influencia a nivel general, sino que cada músculo en concreto, es responsable de estimular desarrollos específicos neuronales. Así, expresaba que la dinámica y ejercitación de los brazos alimentaba lo racional, y las piernas sólo lo emocional. Sabemos que los deportes de intelectuales han sido el Balonmano y el Baloncesto, y el de los no aficionados a lo intelectivo, el Fútbol.

          Pero algo aún más transcendente que la dinámica, que ya en sí también lo es, es el modo en que respiremos, si por la Nariz o por la Boca, pues con ello haremos o no intervenir en nuestras actitudes mentales a los Lóbulos Temporales cerebrales (ciertas áreas laterales del cerebro), responsables del discernimiento y de la toma de Conciencia, de la cual va a depender nuestro desarrollo evolutivo como humanos. Estos "lóbulos temporales" son los que marcan la gran diferencia entre la estructura del cerebro animal y del cerebro humano, y han surgido a raíz de la independización de los brazos respecto de las piernas. La imagen que sigue muestra la ubicación del lóbulo temporal izquierdo (lo frontal del cerebro es lo que mira hacia el lado izquierdo del texto) que forma una especie de brazo izquierdo del cerebro, que de una posición de bastante verticalidad originaria, va adquiriendo considerable horizontalidad, como muestra la línea de puntos, que marca la evolución que va buscando en la condición humana tal lóbulo cerebral.

          Las estructuras cerebrales que constituyen la Corteza Cerebral se desarrollaron precisamente a partir de intervenciones de las estructuras primarias olfatorias (de un primer "lóbulo olfatorio", cuando aún no había, prácticamente, estructura cerebral como hoy la conocemos), y aún precisan de la intervención de éstas estructuras olfatorias para seguir actuando en nuestra mecánica mental intelectiva para que nos permita ir creciendo en nuestra capacidad de Conciencia, objetivo primordial de la vida animada. Es decir, que la estimulación de las células olfatorias, que están situadas dentro de las fosas nasales, abren la posibilidad de la intervención de esas áreas cerebrales; de otra manera, sin esa estimulación a través de la función respiratoria nasal, seguiríamos actuando desde el instinto personal, pero sin la posibilidad de incrementar nuestra facultad de Conciencia. En otras palabras, seguiríamos siendo los que éramos, sin posibilidad de cambios evolutivos significativos.

          Podemos experimentar cómo cuando tenemos la nariz atorada de mucosidad o por simple inflamación, no podemos pedirle importante rendimiento a nuestro cerebro, cosa aquella (atoramientos) que ya de por sí suelen tener los individuos de corto desarrollo cerebral.

          Respirando por la boca podemos mantener la vida del Cuerpo, pero nuestro cerebro se verá dominado por las emociones y no por la capacidad de enjuiciamientos que podamos hacer sobre las situaciones que vamos viviendo. Para esto último, para que nuestra mente racional intervenga y podamos controlar todo aquello que nos afecta en las situaciones que vivamos, es preciso hacer intervenir la mente consciente y no sólo la instintiva. La respiración nasal resulta entonces fundamental para ello.

          Siempre digo que la boca es sólo para comer, hablar y besar. Para respirar tenemos la nariz.

          Y otra cuestión a tener en cuenta con la respiración nasal, es que lo que respiramos por cada orificio nasal estimula precisamente al hemisferio cerebral de su mismo lado, con lo cual podemos saber qué hemisferio tiende a no intervenir cuando solemos tener taponado uno de los dos orificios. Nuestras intervenciones Emocionales son del cerebro derecho y las Racionales del izquierdo. Si los tendentes a taparse son ambos, podemos saber que tendemos a intervenir desde lo instintivo (mecanismos automáticos), donde con suma facilidad tienden a dominar las emociones; o dicho de otra manera, nos constituiremos en personas de reacciones emocionales (temperamentales) y no racionales o juiciosas.

          Cuando hacemos deporte, tendemos a expulsar el aire por la boca, cuando no también al tomarlo. Con ello perdemos los grandes beneficios que tiene la hiperventilación por sólo la nariz, cosa que se puede hacer perfectamente si nos entrenamos un mínimo en ello, por mucho esfuerzo intensivo que estemos desarrollando y que reclame mucho caudal de aire. Si estamos en querer potenciar nuestra mente consciente, para poder superar con ella las posibles influencias de nuestras emociones, es seguro que puede conseguirse esa intensidad respiratoria exclusiva nasal. No busquemos sólo el estar fuertes o el tener un cuerpo atlético en su forma, busquemos que lo acompañe un cerebro de importante capacidad de discernimiento, que es lo que más nos diferenciará de la condición animal que está en nuestros orígenes evolutivos como especie.

          Algo análogo a la sola respiración por la boca es lo que consiguen las personas que hacen uso del Tabaco: bloquean la posibilidad de intervención de aquellas áreas lateralizadas del cerebro (lóbulos temporales) que más trascendencia tienen en el desarrollo de la conciencia. Si bien el mero hecho de respirar por la boca no posibilita la estimulación de esas áreas cerebrales, aunque no las daña, con el uso del tabaco sí se va generando un deterioro cerebral y generando bloqueos de más duración en el tiempo.

          Si bien del uso del Tabaco se conoce su repercusión negativa en la estructura pulmonar y ciertos aspectos circulatorios, lo más desastroso es su repercusión en las posibilidades de nuestro cerebro, es decir, de nuestra mente en el aprovechamiento de lo que la vida nos ofrece para crecer como seres humanos: las posibilidades de la toma de Conciencia del sentido y significado de la vida que cotidianamente se nos va presentando, así como del significado que deben tener las relaciones humanas.

          Respirar con amplitud es mostrar nuestra apertura a la vida. Si además de amplitud o profundidad añadimos serenidad (respiración calmosa pero profunda, sin prisas), nos ejercitamos en serenidad y control emocional en nuestras acciones e intervenciones. Si estamos por el desarrollo de parcelas de Paz en nuestro entorno, mantener la conciencia el mayor tiempo posible de que estamos respirando con profundidad y serenidad, sin prisas por llegar al final de la inhalación, y sin prisas por terminar la exhalación, avanzaremos considerablemente en ello. Las inquietudes en el respirar y la falta de profundidad de la misma nos avisará de incorrecciones en nuestras acciones vitales respecto de nosotros mismo y de nuestro entorno.

inicio ]

-. DESARROLLO MOTRIZ Y VISIÓN .-

En lo visual encontramos un importante factor orgánico
para conocer la importancia de la dinámica corporal,
especialmente la desarrollada en la época de cuando éramos bebés.

          Se le culpa a las formas del globo ocular (si de eje anteroposterior largo, o de eje corto) el que seamos Miopes o seamos Hipermétropes, cuando la clave está en el predominio que han tomado para dirigir la visión los músculos externos o los músculos internos del ojo, y esto, a su vez, ha tenido sus raíces en el modo de ejercitación de las estructuras musculares de los brazos en el desarrollo motriz del niño, que luego tiende a perdurar a lo largo de toda la vida de la persona.

          También se le culpa a irregularidades de la córnea la causa de Astigmatismo (el que las imágenes no se vean nítidas), cuando su origen es una descompensación entre las tensiones de los músculos oblicuos oculares (oblicuo inferior y oblicuo superior), que mantienen al globo ocular en una rotación indebida que impide el acoplamiento correcto de las imágenes que llegan al cerebro desde las distintas áreas de la retina. Y esto, a su vez, nos está diciendo de la descompensación entre los músculos Cuádriceps y Femoral de las piernas, generalmente por tensión excesiva del femoral.

          Y también hay una tercera inculpación incorrecta en esto de la visión, y es cuando achacamos a la condición de "un ojo vago" las causas del Estrabismo. Esta condición nos habla de la desconexión o falta de correcta interacción que existe entre los dos hemisferios cerebrales de la persona, incapaz de estar interviniendo uno de ellos en la mecánica cerebral del individuo cuando está interviniendo el otro, originando el que el ojo vinculado al hemisferio que no interviene se "vaya" del enfoque visual. Y esto, a su vez, tiene su origen en la falta de suficiente ejercitación dinámica de "contralaterización" en los movimientos corporales, que más se ponen de manifiesto en la dinámica del gateo rápido, donde se usan combinadamente un brazo y la pierna del otro lado corporal (por ejemplo, brazo izquierdo y pierna derecha, que se alterna con brazo derecho y pierna izquierda). Ejercicios como estos ayudan a generar las neuronas de sustancia blanca de interrelación de ambos hemisferios.

          En caso de la Miopía, modo de visión muy extendido, se caracteriza por individuos que se saltaron o incluso no desarrollaron nada la fase de gateo cuando bebés, donde se ejercita el "apoyo" de manos y brazos y los músculos correspondientes externos de éstos. Pasaron enseguida o directamente, desde el estar tumbados o sentados, a estar de pie, por medio de "agarres" a manos tutoras o a las mallas de los corralitos, donde intervienen los músculos internos de la mano y del brazo (antebrazo interno y bíceps). Ejercitarse ahora en desarrollos contrarios (evitar las tracciones de manos, brazos y cerramientos del tórax, y trabajarse las aperturas del tórax, apoyos o empujes de manos y brazos, y musculatura de la espalda), resulta en estos casos muy necesario. Para la Hipermetropía resultaría lo contrario de lo expresado para la miopía.

          En el hábito nutricional de la persona con miopía, hay un predominio del uso de la Sal (Cl. Na.) y una tendencia al poco uso del Azúcar, lo contrario que en el hábito del hipermétrope. La sal lleva a interiorizaciones (estructuras internas corporales y modos de introversión mental), y lo dulce a lo contrario. También, como se expuso al principio, el uso de estructuras internas nos lleva a basarnos mucho en la memorización, actividad mental muy típica de la miopía, y marginar más el ejercicio del análisis de la situación actual de cada circunstancia que abordemos; es decir, estaremos dados a darle más fuerza a lo que ocurrió que a lo que las cosas son actualmente.

          Si consideramos el Astigmatismo, hemos de procurar ejercitar el músculo Femoral (bíceps femoral), para que adquiera más desarrollo, al mismo tiempo de hacerle oportunos estiramientos. Y también el procurar una dieta que ayude a la distensión muscular y no a contracturas, lo cual repercutirá al mismo tiempo en más relajación de la propia persona. El astigmático tenderá a tener un cuádriceps largo, que le permita flexiones extremas fáciles de las piernas (doblarlas por la corva), pero un femoral corto que le dificulte la flexión del cuerpo hacia el suelo (tocarse los dedos de los pies), de pie con las piernas rectas. Contracciones en máquinas de los cuádriceps pueden ser oportunas. Generalmente, la elasticidad o largura de uno de estos dos músculos puede estar contrapuesta a la tensional o cortedad del otro, condicionando así a los factores dinámicos de las piernas e, igualmente, a los del ojo, siendo el caso del astigmatismo un predominio tensional (o de acortamiento) del femoral.

          En la dieta del astigmático debe evitarse o reducirse las sustancias de sabor ácido y los alimentos análogos (cítricos en general), que ejercen una tendencia a las contracturas y tensiones musculares y tendinosas, haciendo más uso de alimentos ricos en magnesio (leguminosas y semillas en general, no germinadas), que aportan mayor elasticidad.

          En el Estrabismo, juegan papel importantísimo los ejercicios de coordinación de las distintas partes del cuerpo, especialmente en lo que se refiere a hacer uso a un mismo tiempo de extremidades opuestas, es decir, combinar ejercicios de brazos con otros en los que intervengan a un mismo tiempo las piernas. Pero se procurará que algo del lado izquierdo corporal, por ejemplo, intervenga al mismo tiempo que otro algo del lado derecho corporal, para forzar a la intervención, a un mismo tiempo, de ambos hemisferios cerebrales. No se trata de ir alternando la intervención de un lado del cuerpo con la intervención del otro, sino de ir alternando acciones conjuntas de ambos lados: Pierna izquierda-brazo derecho / pierna derecha-brazo izquierdo.

          Para la intervención coordinada de ambos hemisferios cerebrales, también será importante ejercitaciones de ambos brazos a un tiempo, o de ambas piernas a un tiempo, con ejercicios o movimientos simétricos respecto de la línea vertical central del cuerpo. Por ejemplo, los que se hacen con cuerdas independientes sujetadas con cada mano; así como también rotaciones simétricas de brazos con pequeñas mancuernas.

          En los ejercicios de coordinación es importante que procuremos fijar nuestra conciencia o atención en lo que está haciendo cada extremidad, pasando de una a otra en la atención, pues allá donde fijamos la atención de lo que hacemos, se constituye en extremidad directora (la otra se constituye en activa refleja), y conviene ir potenciando la acción directora de ambos lados del cuerpo. Por un tiempo la atención se fijará en lo que hace sólo una extremidad, pasando luego por otro tiempo a la otra; pero también ejercitaremos rapidísimos cambios de atención, con la misma velocidad con la que van interviniendo alternativamente cada extremidad; desarrollaremos así la rápida intervención de cada hemisferio, así como agilizaremos la puesta en atención de ambos.

          Nuestro Cerebro lo constituyen dos mitades que tienden a tener dificultad de intervenir ambas en todos los actos de nuestra vida, y tendemos a actuar o sólo con el corazón o las emociones, o sólo con el cerebro o la racionalidad (como habitualmente se suele decir, aunque Corazón y Cerebro son aquí cada una de las dos mitades o hemisferios). Ejercitarnos en la intervención coordinada de ambos es altamente beneficioso para todos los órdenes de la vida. No es, pues, esto que comento sólo del interés de estrábicos, sino de toda aquella persona que quiera potenciar la intervención de mayor amplitud de su cerebro. Lo que se dice de intervenir desde el Corazón, quiere decir desde el hemisferio derecho cerebral; y lo que se suele decir como actuar desde la Mente, quiere decir actuar desde el hemisferio cerebral izquierdo.

          Sobre este apartado del Desarrollo Motriz y Visión, hallaréis información más completa en la Web: Vision

inicio ]

-. MASAJES y HÁBITOS POSTURALES .-

          Ya que hemos ido mostrando cómo el Cuerpo es una herramienta extraordinaria para trabajar los estados y condicionantes de nuestra Mente, resulta interesante tratar aquí sobre una particularidad de los Masajes Corporales. Debemos saber que lo que hagamos sobre el cuerpo, lo estamos haciendo también "sobre" la Mente. El estado del cuerpo condiciona el estado de la mente; por lo que liberaciones de bloqueos o agilizaciones de áreas o estructuras corporales mediante el masaje, nos ayudará a liberar bloqueos de nuestra mente. Pero para que se fragüe en la mente lo que estamos haciendo sobre el cuerpo, es importante que la persona encuentre la ocasión de tratar verbalmente (dialogue) sobre aquello que le tiene afectado en el área de sus emociones. "Sacarlo" con el propio masajista o fisioterapeuta sería muy beneficioso, mas si no se cuenta con la suficiente confianza con éste, debe procurarse hablarlo con alguien en quien tengamos confianza, antes de que se pase el estímulo de desbloqueo que ejercen los masajes.

          Tengamos en cuenta que toda afectación corporal está relacionada con afectaciones de situaciones emocionales o estados de la mente. No abordar ambas a un mismo tiempo, origina que los problemas físicos seguirán apareciendo, aunque los tratemos con terapias repetidas veces. Las emociones que nos mantengan "pillados" en algún aspecto de nuestra personalidad, mantendrán también "pilladas" a las estructuras corporales con las que se relacionen, y por mucho que nos empeñemos en modificar estas últimas, volverán a aparecer al menor descuido, pues entre otras cosas nos resultará difícil atender o mantenernos en la atención de los problemas del cuerpo que tengan que ver con problemas en nuestra personalidad (en nuestra mente)

          En lo que hemos visto de que los problemas visuales se relacionan con desarrollos concretos de estructuras musculares corporales, debemos saber también que cada modo visual expresa un modo de aplicar nuestra mente hacia lo que miramos. Así, el miope, con su tendencia a utilizar estructuras "internas" musculares (tanto en el cuerpo como en el propio ojo), en su modo de mirar fija la atención en elementos centrales de lo que contempla, es decir, en los "detalles" internos que contiene el objeto mirado. No busca la "relación" que lo que mira tiene con su entorno (visión periférica del elemento mirado), sino lo que contiene "dentro", sus detalles. Por contra, al hipermétrope no le preocupan los "detalles" de las cosas, sino la interrelación de las cosas, el modo con el que están relacionadas, por ejemplo; la interrelación que las cosas tienen entre sí, mas no lo que contienen en sí mismas. Con los sentidos (visión, oído, ...) del lado derecho corporal tendemos a "percibir" (recibir la información que emana del objeto); con los del lado izquierdo tendemos a "analizar" o enjuiciar (proyectarnos sobre el objeto). Nota aclaratoria.- Los "órganos" de los sentidos (el ojo, la oreja, ...) se corresponden con el hemisferio cerebral del lado contrario, pero los "sentidos" de esos órganos (la visión, el oído, ...) se corresponden con el hemisferio de su mismo lado.

          Pues otro tanto debemos tener en cuenta respecto de las posturas corporales que adoptamos a lo largo del día. Cuando nos mantenemos con el tórax tendente a la apertura (con hombros hacia atrás), mantenemos nuestra mente abierta a contemplar relaciones o interpretaciones de las cosas. Cuando lo mantenemos tendente a estar replegado (brazos cruzados por delante y hombros hacia adelante, por ejemplo) cerramos nuestro estado mental o lo enfocamos hacia perspectivas cerradas, que en caso de estados deprimidos emocionales, nos dificulta encontrar salidas oportunas.

          Y así podríamos ir enumerando muchos aspectos que nos hagan tomar aún más conciencia de la importancia que el desarrollo corporal ejerce en nuestro desarrollo mental, donde no solo está lo emocional, sino también las posibilidades de engrandecimiento de nuestro intelecto, por amplificación e interrelación de sus diferentes estructuras neuronales.

inicio ]

-. LOS PIES .-

          Tendemos a prestar mucha atención al desarrollo de nuestras manos, pues las concebimos como nuestra herramienta auxiliar primordial. Sin embargo, los Pies, pasan a un plano de uso inconsciente, sin prestarles atención respecto de cómo intervienen en todo aquello en que los utilizamos. Los circunscribimos al interior de unos zapatos y pensamos que su misión es la de sólo sostenernos y desplazarnos. Sin embargo, en el pie están presentes todas y cada una de las áreas corporales, tanto anatómicas como viscerales. En función de cómo utilizamos y situamos los pies, así estimulamos o degradamos los órganos y áreas con cada parte de ellos relacionados.

          Pero aparte de esta circunstancia, la intervención de la dinámica de los pies y, de forma especial, los tobillos, tiene una repercusión muy interesante en el Sistema circulatorio de las piernas, y más especialmente en el Sistema Linfático, que se ve afectado por tal circunstancia en la afección que hoy día está presentándose muy significativa, y me refiero a la ya famosa Fibromialgia.

          Los Gemelos vienen a ser para el sistema linfático lo que para el sistema sanguíneo es el corazón, su bomba impulsora principal. Sin un correcto caminar haciendo uso del tobillo para situar el peso del cuerpo sobre lo que viene a llamarse la "almohadilla" del pie (parte delantera de la planta) en el pie que queda detrás, la acción de contracción de los gemelos no llega a producirse y no se origina el bombeo linfático necesario. Además, la zona tendinosa del Gemelo, el llamado tendón de Aquiles, tiene una acción refleja en la zona rectal intestinal, de tal manera que se hace responsable de la correcta acción evacuatoria intestinal; pero en ello es necesario haberlo desarrollado convenientemente, que es cuando tal tendón presenta una estructura fina y no ensanchada, cuando no casi carente de significación como tendón.

          Ejercitar ese correcto caminar en la máquina "cinta" del gimnasio, es la forma más oportuna que conozco para potenciarlo o restablecerlo. Para ello, es preciso utilizar calzado de suela bastante flexible y con el menor tacón posible. La dinámica que desarrollemos en la mayor movilidad de todo el largo del pie, irá tonificando de dinámica toda la columna vertebral corporal, que se ve reflejada a lo largo de todo el perfil interno de ambos pies.

          Si además de esa dinámica de tobillos procuramos que el apoyo de la almohadilla en el suelo se haga de forma principal con la parte interior de la misma o área de la base del dedo pulgar, ejerceremos una acción fortalecedora del músculo corazón, por ser esa su zona refleja en el pie, así como evitaremos la aparición de juanetes (que tienen como origen el no apoyo del tal área del pie, sino las laterales externas), y también iremos fortaleciéndonos ante cualquier tipo de problemas que pudiéramos tener en las rodillas (meniscos afectados, ...), pues ese modo de apoyo de los pies irá situando en mejor encaje la articulación de las rodillas, y desde ésta también a las propias caderas.

¡ Recuerda ! : "Tu Cuerpo es como la sombra de tu Mente ...
... y también su arquitectura física".

inicio ]



Angel Baña